Según la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración, la gingivitis y la periodontitis son dos de las enfermedades más comunes del ser humano, con una prevalencia del 59,8% en adultos de entre 35 y 44 años y del 51,6% en pacientes de entre 65 y 74 años. Más de la mitad de la población española mayor de 35 años tiene gingivitis. Son datos totalmente alarmantes y resulta paradójico que ante la gravedad de la enfermedad no se toman las medidas correctoras oportunas.

La gingivitis se define como la inflamación de la encía. La gingivitis afecta a los tejidos blandos de la encía y es reversible. Si la gingivitis no se controla puede evolucionar a periodontitis, que se extiende a zonas más profundas, como el ligamento periodontal y el hueso alveolar y en este caso de trata de una afección irreversible.

Factores que intervienen
Existen diversos factores que pueden favorecer la aparición de gingivitis:

Gingivitis asociada a factores locales: puede desarrollarse tanto en un periodonto sano como en un periodonto reducido pero estable, generalmente asociada a factores locales de retención de placa, como higiene oral insuficiente, malposiciones dentarias, maloclusiones.

 

Gingivitis modificada por factores sistémicos: se caracteriza por estar modificada en su curso evolutivo por diversos efectos generales tales como:

• Gingivitis asociadas al sistema endocrino, y entre ellas se encuentran las asociadas a embarazo, pubertad, ciclo menstrual y diabetes no controlada. Por todo lo anterior se recomienda que en caso de embarazadas se realicen revisiones periódicas.

• Discrasias sanguíneas, como púrpura trombocitopénica, debida a una función anormal o número de las células sanguíneas.

Gingivitis modificada por fármacos: como consecuencia del consumo de determinados fármacos.

Gingivitis modificada por malnutrición: en ocasiones la gingivitis se puede asociar a déficits nutricionales, como la asociada a la deficiencia de ácido ascórbico.
La enfermedad  periodontal puede incrementar de una manera muy significativa el riesgo a padecer ciertas enfermedades sistémicas, como son diabetes mellitus, enfermedades coronarias y cardiopatías, y enfermedades pulmonares. Mención especial requieren la relación entre la enfermedad periodontal y los embarazos prematuros y los recién nacidos de bajo peso.

En otra ocasión hablaremos de la repercusión última de la gingivitis que es la pérdida dental.

Llamar Whatsapp Pedir Cita