fbpx

En una sociedad como en la que actualmente vivimos, en la que prima la apariencia estética y la imagen que proyectamos a los demás, y siendo la sonrisa una de las primeras cosas en las que nos fijamos, las carillas dentales son una de las soluciones de elección cuando queremos mejorar nuestra expresión facial.

Es uno de los procedimientos estéticos más demandados hoy en día, junto con el blanqueamiento dental y la ortodoncia. Permiten hacer un diseño prácticamente integral de la sonrisa en tiempo record, si lo comparamos con otros procedimientos de la odontología estética.

Las carillas dentales, también conocidas como facetas estéticas, son reconstrucciones laminares, hechas de distintos materiales, y usadas para mejorar la imagen externa de los dientes. Son un tipo de prótesis fija dental, que necesita una mínima alteración del tejido dentario sobre el que se adhiere, y que consigue unos magníficos resultados estéticos, naturales y duraderos.

¿Para qué sirven?

 

¿Qué son las Carillas Dentales? 1¿Qué son las Carillas Dentales? 2

 

Cuando usamos este procedimiento reconstructivo dental, lo que pretendemos es corregir visualmente la forma, color, brillo de las piezas dentarias, separación anormal entre dientes, desgastes, dientes desalineados, además de “enmascarar” distintas patologías dentales que afectan a la estética de los dientes.

En definitiva, es un recurso de la odontología moderna que permite, modificar y mejorar la estética de la sonrisa de las personas, con un procedimiento mínimamente invasivo, y con unos tiempos de ejecución más cortos que con otros tratamientos dentales.

 

Tipos de Carillas Dentales

 

Composite

El composite o resina compuesta es un material hecho, como su nombre indica, a base de resina reforzada con partículas de sílice o de porcelana. Se utiliza en odontología para las obturaciones dentales y también para las restauraciones dentales mediante carillas.

Este material posee unas características de resistencia y fluorescencia muy similares al esmalte dental. Además de ser biocompatibles. Para hacer carillas de composite, no es necesario un tallado como tal del diente o dientes en cuestión. Es suficiente con un ligero contorneado, e incluso en algunos casos, no es necesario prácticamente eliminar nada de tejido dentario.

Por tanto, en muchos casos no se necesita ni tan siquiera anestesia para realizar este procedimiento.Este tipo de carillas de pueden fabricar de dos modos:

  • Técnica indirecta (carillas elaboradas en el laboratorio de prótesis). Se fabrican fuera de la boca. Este modo de hacerlas necesita generalmente un ligero contorneado del diente. Posteriormente se toman unas impresiones para hacer unos moldes, que se envían al laboratorio dental, donde fabricarán las carillas de manera totalmente personalizada.
  • Técnica directa (carillas fabricadas en el gabinete odontológico). Se fabrican dentro de la boca y en una sola visita al dentista. En el caso de que se necesite, se hace un ligerísimo tallado de la superficie dental. Para empezar a hacer la carilla, los dientes han de estar completamente limpios y aislados, para asegurarse de que la adhesión será óptima.A continuación, el odontólogo comienza a estratificar capa a capa el composite, hasta obtener la forma, color, etc deseados.Cuando nos decantamos por este tipo de material, lo normal es que se use la técnica directa.

Solo en los casos en los que la cantidad de composite a utilizar es muy grande, o que el caso resulte complicado, se suele enviar a laboratorio para obtener una adecuada estética.

 

Disilicato de Litio

 

Este material tiene una alta durabilidad y resistencia. Ópticamente tiene unas propiedades muy similares al diente natural, lo que hace que se consigan una estética inmejorable, y eso unido a sus buenas propiedades mecánicas, hacen que sea un muy buen material para fabricar nuestras carillas dentales. Se necesita un grosor mínimo de material para obtener una alta resistencia, con lo cual, se suma la ventaja de tener que hacer una mínima preparación del diente sobre el que van colocadas.

 

Cerámica o Porcelana

 

Estamos hablando de cerámicas feldespáticas. Este tipo de material tiene unas excelentes cualidades ópticas, pero deben usarse en casos muy concretos, en los que no vayan a tener carga funcional, pues su resistencia no es tan buena como los otros materiales, y son frecuentes las fracturas. Además, deben usarse sobre un sustrato claro, es decir, con un diente de base que no tenga alteraciones de color, puesto que no son capaces de camuflar bien tales defectos. Serían idóneas para solucionar problemas de la forma dentaria.

 

Ventajas e Inconvenientes de las Carillas Dentales

 

Hay que tener claro que dependiendo del material del que se fabriquen las carillas, los pros y contras tendrán matices distintos.

 

Carillas de composite

Ventajas

  • Estética adecuada
  • Pueden ser modificadas y retocadas en cualquier momento
  • No se necesita apenas tallado, por lo que es un tratamiento totalmente indoloro, que se puede hacer sin anestesia, y con una mínima eliminación de tejido dentario.
  • Dependiendo de la técnica a usar, podrían hacerse en una sola sesión.
  • Son las más económicas

Inconvenientes

  • Menor resistencia al desgaste
  • Al ser más porosas que las hechas de otros materiales, con el paso del tiempo sufren mayor deterioro en cuanto a color, brillo, etc,..por lo que la calidad del principio no se mantiene intacta.

 

Carillas de disilicato de litio

Ventajas

  • Gran biocompatibilidad.
  • Muy buen ajuste a la encía.
  • Estética inmejorable, gran translucidez, lo que las hacen ideales para carillas y coronas en sector anterior
  • Correcta adhesión al diente.
  • Buena resistencia y durabilidad.
  • Alta resistencia al desgaste.
  • No se alteran sus características con el paso del tiempo, en cuanto a color, brillo, etc.

Inconvenientes

  • Coste más elevado que los otros materiales.
  • Hay que hacer un poco más de preparación de los dientes que con las de composite, y en algunos pacientes se queda un poco de sensibilidad dental.
  • Al hacerse en laboratorio, el tratamiento se realiza en más de una sesión.
  • Si se rompen, no se pueden reparar o retocar.

 

Carillas de porcelana

Ventajas

  • Siguiendo los consejos del odontólogo, sus propiedades en cuanto a color, forma, brillo, etc, no variarán con el tiempo
  • Muy buena adhesión, con lo que la posibilidad de filtración es menor.
  • Estética muy buena, con una gran adaptabilidad a la encía.
  • Gran resistencia al desgaste.

Inconvenientes

  • Se necesita más de una sesión para su preparación y colocación.
  • Coste más elevado que las de composite.
  • Al necesitar una preparación del diente mayor, puede hacer sensibilidad durante unos días después del tratamiento.
  • No se pueden reparar en caso de fractura.

Solicita tu cita ahora

Riegos de las Carillas

 

Como en cualquier tratamiento dental, hay que tener en cuenta que puede haber problemas, limitaciones, efectos secundarios, y que además puede suponer un gasto extra el remendarlo.

Como para hacer espacio a la carilla dental y colocarla hay que eliminar una pequeña parte del esmalte dental, puede provocarse una ligera sensibilidad al frío y/o calor en algunos pacientes.

Precisamente por ese pequeño tallado que se necesita, sobre todo para algunos tipos de carillas, se vuelve un tratamiento irreversible, es decir, que si por algún motivo se rompe o cae una carilla, se vuelve al punto de partida y hay que volver a rehacer el tratamiento.

También puede ocurrir que, por los cambios térmicos provocados en los dientes con las comidas, y al expandirse y contraerse ligeramente, las carillas resulten agrietadas. También al consumir alimentos duros, pueden provocarse fracturas del material. Es más probable que ocurra una fractura, cuanto más desfavorable tenga el paciente su oclusión o forma de morder. También si se tienen parafunciones del tipo bruxismo. En estos casos, además de valorar la indicación del uso de carillas, será necesario usar una férula para proteger el trabajo.

En algunos casos concretos, por ejemplo en dientes deciduos, amelogénesis imperfecta, etc, al ser el esmalte de los dientes de baja calidad, se dificulta una correcta adhesión de la carilla, con lo que puede ocurrir que se despeguen.

 

Indicaciones

 

Diastemas

 

Los diastemas son espacios entre piezas dentales. En el sector anterior es más común que exista entre los dos incisivos centrales, pero puede darse entre otras piezas dentarias. Cuando el paciente no está dispuesto a llevar ortodoncia para realizar el cierre de esos espacios, puede recurrir al uso de carillas para mejorar la sonrisa.

 

Tinciones Dentales

 

Las tinciones dentales son debidas a muchos factores, entre ellos a tratamientos endodónticos, toma de ciertos medicamentos, golpes en los dientes, etc. Casi en todos los casos está indicado el uso de carillas para mejorar la estética de la sonrisa, a veces combinadas con otro tipo de tratamientos como blanqueamientos internos, uso de opacificadores bajo las carillas, etc.

 

Malposiciones Moderadas

 

Cuando la malposición de los dientes es ligera, y el paciente rechaza de plano el tratamiento de primera elección que sería la ortodoncia, podemos recurrir al uso de carillas. Será un tratamiento mucho más inmediato y solucionará el problema de la estética. Deben ser malposiciones muy ligeras, porque si no, el tratamiento adecuado es, como hemos dicho, la ortodoncia, o en cualquier caso coronas de recubrimiento total.

 

Dientes Deciduos

 

Algunas personas no hacen el recambio de dientes completo, por distintas causas, por lo que permanecen en boca los “dientes de leche” en lugar de los definitivos. La estética de estos dientes en cuanto a tamaño, color, posición, etc, y también la funcionalidad dejan mucho que desear, haciendo que el paciente no esté del todo contento con la apariencia de su sonrisa. Los dientes deciduos que con más frecuencia permanecen en boca suelen ser los caninos e incisivos laterales superiores.

El uso de carillas como tratamiento de elección, nos permite recontornear la forma del diente deciduo y cambiar el color según las necesidades del paciente. Hay una desventaja en el uso de carillas en dientes de leche, y es que, como suelen tener un esmalte de peor calidad que los dientes definitivos, la adhesión de la carilla puede no ser tan buena, con el consiguiente riesgo de que se despegue.

 

Dientes Conoides

 

Los dientes conoides son una anomalía de forma que afecta con mayor frecuencia a los incisivos, y entre ellos a los incisivos laterales superiores. En esta malformación, tanto la corona como la raíz del diente tienen forma conoide, con un tamaño inferior al que deberían tener.

Este desajuste no afecta a la salud dental, pero sí a la estética de la sonrisa, debido a que además de la forma “distinta” de esos dientes, se provocan diastemas. Para tratar estos dientes y armonizar la sonrisa, podemos usar reconstrucciones, coronas o carillas. Cada caso se valora individualmente, teniendo en cuenta la posición dental, el nivel gingival, color, forma, etc.

 

Fracturas Dentales

 

Dependiendo del tamaño de la fractura, de cuántos dientes estén fracturados, de si hay o no restauraciones de cerámica o composite en dientes adyacentes, etc, valoraremos el tratamiento con carillas u otro sistema restaurador. Igualmente, el material de elección de nuestra carilla, dependerá de cada caso particular.

En fracturas muy pequeñas, está indicado el uso de carillas de composite, que se realizan rápidamente en una sola sesión, y que tienen la estética y resistencia adecuadas para sustituir el material dentario perdido. Si la fractura es de un borde incisal, o de tamaño medio, o si al lado hay otras restauraciones de porcelana, etc…será más recomendable escoger carillas de porcelana o disilicato de litio.

 

Alternativas a las Carillas de Litio

 

¿Qué son las Carillas Dentales? 3

 

Dependiendo del problema que queramos resolver con respecto a nuestra sonrisa, existen distintas alternativas que pueden, algunas veces, resultar más eficientes que las carillas dentales, y por tanto se escogen como tratamiento de elección.

Si lo que tenemos es una malposición dentaria, de carácter leve, podríamos plantearnos un tratamiento ortodóncico que posiciones los dientes correctamente en lugar de realizarles el ligero tallado para poner carillas. En este caso, las carillas “enmascaran” el problema estéticamente, y la ortodoncia lo corrige desde la base. La elección de uno u otro tratamiento dependerá de factores como la gravedad o levedad de la malposición, o de que además existan otros problemas en los dientes del tipo, anomalías de color o forma de los dientes afectados.

Si lo que nos encontramos es simplemente un color dental que no nos gusta, que queremos “aclarar”, bastará con realizar un tratamiento de blanqueamiento dental, evitándonos también el tener que eliminar esmalte del diente para poner carillas. Otro caso distinto sería que hubiese tinciones por medicamentos (ejemplo, tetraciclinas), o discoloraciones graves por anomalías en la formación del esmalte, o manchas bien delimitadas del diente. En esos casos, el blanqueamiento no es capaz de corregir esos problemas de color, con lo que debemos descartarlo en nuestro plan de tratamiento.

Cuando lo que tenemos son dientes con fracturas extensas, o formas muy anómalas del diente, tampoco estarían indicadas las carillas. Aunque siempre se trata de hacer el tratamiento más conservador con la estructura del diente, tratamientos mínimamente invasivos, en este caso escogeríamos para solucionar el problema estético y funcional de nuestra sonrisa la restauración con coronas dentales.

 

Carillas Dentales y Blanqueamiento ¿Son complementarios?

 

A veces nos encontramos situaciones en las que un paciente no está contento con su estética dental debido al color de sus dientes o a la presencia de manchas en ellos. Dependiendo del tipo de problema de coloración, se pueden indicar como tratamiento un blanqueamiento dental, unas carillas dentales, o una combinación de ambos.

Si sólo hay un oscurecimiento leve general de las piezas dentarias, sin ningún tipo de problema añadido del tipo de manchas o coloraciones complejas, con un blanqueamiento sería más que suficiente para corregir el problema.

 

Pero si además del problema de color de nuestros dientes, coexiste un problema de fracturas, tinciones muy complejas o manchas, previamente al tratamiento con carillas dentales, estaría indicado un blanqueamiento dental para mejorar el “sustrato” sobre el que trabajamos y así obtener unos resultados óptimos. El caso es que las carillas dentales son muy finas y traslúcidas para que la estética final sea la deseada, y por tanto, el diente o dientes sobre los que van a ir adheridas, deben tener un color acorde al que queramos conseguir al final.

 

Duración de una Carilla Dental

 

Las carillas dentales son muy duraderas, son un tratamiento muy estable, aunque no podemos afirmar que será de por vida. En promedio, se suele establecer la duración de las carillas de composite en torno a los cinco u ocho años, y las de porcelana o disilicato de litio en torno a los quince o veinte años.

Estos son datos generales, que van a depender mucho de diversos factores, que dependerán del profesional que las coloque y de los cuidados que el paciente les dé.
Por una parte, es muy importante que el profesional que las va a colocar, realice correctamente las técnicas de adhesión, y que haya realizado una preparación previa del diente o dientes correcta.

Por otro lado, el paciente tendrá que tener una serie de cuidados en su vida diaria, para prolongar el buen estado de sus carillas el máximo tiempo posible. Entre esos cuidados se encuentran:

  • Limitar el consumo de tabaco y comidas o bebidas con coloración ( vino, café, te….). Esto sobre todo es aplicable a las personas portadoras de carillas de composite, pues al ser la resina un material más poroso, son más susceptibles de cambiar de color con el tiempo. La porcelana y el disilicato de litio no presentan este tipo de problemas.
  • Alimentos muy duros, pegajosos, bocadillos, manzanas a mordiscos, morder objetos duros….El paciente con carillas deberá tener cuidado con todo este tipo de cosas, que pueden hacer que se despeguen o astillen sus carillas.
  • Correcto cepillado dental. El hecho de tener una adecuada higiene dental, asegurará la salud global de la boca y la mayor duración de las carillas en perfecto estado estético y funcional.
  • Pacientes bruxistas. Aunque en estas personas el uso de carillas no suele estar indicado, en el caso de que se le pongan, será necesario el uso de una férula de descarga nocturna para protegerlas de la atrición, así como al resto de sus dientes.
  • Revisiones y mantenimiento en el dentista. Es totalmente necesario acudir a hacerse tartrectomías periódicas, e incluso en casos de carillas de composite, pulidos de las mismas para conservar la estética lo máximo posible.

¿Pueden quitarse y renovarse?

 

Carillas Dentales o Blanqueamiento Dental

 

Con las revisiones periódicas, el odontólogo detectará el momento en que nuestras carillas ya no están en un estado adecuado para seguir en su lugar, ya sea por cambios en la coloración de las mismas, desajustes de los márgenes, fracturas, etc.

Con los años, se oscurecen los dientes, se retraen las encías, etc, en definitiva la boca cambia, evoluciona. Es por ello, junto con el deterioro de la carilla en sí, que se hace necesario una renovación del tratamiento.

Esa es una de las ventajas de las carillas, que son renovables.
Pueden quitarse sin peligro para el diente, pero habrá que sustituirlas por otras nuevas, puesto que hay que reponer el esmalte que se eliminó la primera vez que se pusieron.

 

¿Cuánto cuesta una Carilla Dental?

 

El precio de las carillas dentales va a depender básicamente de dos factores: del material del que estén fabricadas, y del número de carillas que se vayan a colocar.

Son más económicas las de composite o resina compuesta, aunque a la hora de valorar la colocación de unas u otras, no podemos basarnos únicamente en el precio, puesto que, por ejemplo, si nos fijamos en la estabilidad de las mismas, estas carillas de composite son las menos duraderas en el tiempo, con lo que habría que reponerlas mucho antes que las de porcelana o disilicato de litio ( que económicamente son más caras).

Tampoco es lo mismo un paciente con un único diente que precisa una carilla por una pequeña fractura, a otro que necesite previamente un tratamiento blanqueador, o que tenga los dientes malposicionados, que necesite carillas en varios dientes,etc.

Esos factores también harán que nuestro tratamiento con carillas varíe de precio.

 

¿Cómo se consiguen las sonrisas de la tele?

 

Debido a la urgencia y rapidez con la que quieren conseguir una sonrisa perfecta las personas dedicadas al mundo de la moda, cine y televisión, no podemos negar que la gran mayoría de ellos acuden a los tratamientos con carillas dentales.
Como hemos hablado en otros puntos de este artículo, en muchos de esos casos, también se combina con tratamientos blanqueadores previos para conseguir la estética dental deseada.

El caso es que si la boca está sana, en un par de sesiones, estos “famosos” pueden lucir una sonrisa nueva, luminosa y natural. Ellos se suelen decantar por un tipo de carillas conocidas como “lumineers” que son unas láminas de porcelana ultrafina.

Y ese es el secreto de la mayoría de las sonrisas de las “celebrities”, sonrisas preciosas conseguidas en tiempo record.

 

primera visita gratis
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)

¿Qué son las Carillas Dentales? 4Cargando…

Llamar Whatsapp Pedir Cita