El color de los dientes de una persona puede variar dependiendo de nuestra alimentación, higiene o, incluso, después de enfermedades o trastornos. Es necesario considerar el grado o tipo de mancha y optar por el tratamiento más adecuado, ya sea el blanqueamiento o las carillas dentales.