El color de los dientes de una persona puede variar desde el mismo nacimiento, con el paso de los años o incluso después de enfermedades o trastornos. Además, el blanco natural puede perderse por factores como el tabaco, el consumo excesivo de café, los alimentos...