El color de los dientes de una persona puede variar desde el mismo nacimiento, con el paso de los años o incluso después de enfermedades o trastornos. Además, el blanco natural puede perderse por factores como el tabaco, el consumo excesivo de café, los alimentos altamente pigmentados o la acumulación de sarro.

Las manchas dentales más superficiales o extrínsecas, pueden ser eliminadas con limpiezas en un consultorio o en casa con pasta dental blanqueadora. Pero esto no es suficiente para tratar manchas internas o presentes durante varios años. En este caso es necesario considerar el grado o tipo de mancha y optar por el tratamiento más adecuado, ya sea el blanqueamiento o las carillas dentales.

blanqueamientoBlanqueamiento dental:

Por lo general, el proceso de blanqueamiento requiere la utilización de peróxido de hidrógeno o de carbamida. Esta sustancia abre los poros y penetra en el esmalte de los dientes, rompiendo las moléculas que han sido acumuladas con el tiempo produciendo manchas.

Este proceso simple, rápido e indoloro, consiste en la aplicación del peróxido en diferentes concentraciones, dependiendo de la resistencia del paciente. Además, en muchas ocasiones, el especialista aplica una luz ultravioleta para favorecer la penetración de esta sustancia y prolongar su acción y los resultados.

Si bien el blanqueamiento es un proceso menos costoso en relación a la resina o las carillas, existen ciertas manchas dentales severas que son inalcanzables para su procedimiento.

Carillas dentales:

Las carillas dentales están conformadas por materiales cerámicos en constante análisis y evolución. Por lo general, están hechas a partir de resinas o porcelana y diseñadas para cubrir la superficie manchada del diente y mejorar su apariencia.

A diferencia del proceso de blanqueamiento, las carillas no limitan su función a blanquear los dientes, sino que además pueden ser utilizadas para corregir problemas de alineación dental y pueden ser colocadas sobre dientes rotos.

La colocación de las carillas se lleva a cabo a partir del desgaste de la estructura dental, para que no quede demasiado abultada y pueda ser reemplazada por los materiales cerámicos. Después de aplicarse el material escogido, se utiliza una lámpara de luz para curar la resina, endurecerla y alisarla.

Si bien este tratamiento es un poco más invasivo y costoso, permite mejorar manchas dentales mucho más severas e incluso solucionar problemas de alineación de la estructura dental.

carillas

¿Cuáles son los cuidados posteriores?

En ambos tratamientos las necesidades de cuidados son muy similares. El factor más importante es la higiene bucal, a partir de un buen cepillado, el uso adecuado de hilo dental y enjuagues bucales.

Además, para prevenir la aparición de manchas, es importante evitar fumar, tomar café, vino tinto y/o consumir alimentos pigmentados. También es recomendable no comer alimentos tostados o que puedan llegar a dañar los materiales colocados.

En cualquiera de los dos casos, lo ideal es consultar con un especialista y cumplir con las condiciones y procedimientos previos y posteriores a los tratamientos, para poder asegurar el resultado y su prolongación en el tiempo.

Solicita cita en Cleardent

Llamar Whatsapp Pedir Cita