fbpx

Con el nombre de periodoncia se conoce a la especialidad de la odontología que se centra el tratamiento y diagnóstico de las enfermedades relacionadas con las encías y el tejido que sirve de soporte para los dientes. Ese tejido es vital para tener una dentadura sana y firme, dado que su principal función es mantener los dientes firmemente sujetos a su lugar de inserción en la encía.

Entre las distintas enfermedades que la periodoncia evalúa las más importantes son las denominadas gingivitis, periodontitis y periimplantitis. La periodontitis y la periimplantitis se engloban en lo que generalmente se denomina piorrea.

 

¿Por qué aparecen las enfermedades periodontales?

En la boca, de forma natural, existen bacterias. Estas bacterias junto a las mucosidades y otras sustancias presentes en la boca forman una placa incolora y pegajosa que se deposita en los dientes. Esa placa puede eliminarse fácilmente mediante una correcta higiene bucal. Pero si esa placa no se elimina se endurece, forma unos depósitos conocidos con el nombre de sarro que ya no se puede eliminar con un simple cepillado o con el uso de la seda dental. Es necesario un tratamiento más específico para eliminar el sarro. Cuanto más tiempo pase el sarro sin ser eliminado mayor es el daño que puede provocar, las bacterias se acumulan en mayor medida y aparecen infecciones de los tejidos de la boca.

El tejido que une el diente con el hueso maxilar y la mandíbula, que lo mantiene firme en su sitio se denomina periodonto. Este tejido es el principal objetivo de las infecciones bacterianas y es el lugar donde aparecen las enfermedades periodontales. El primer síntoma de una enfermedad periodontal es la inflamación del periodonto y si no se trata debidamente puede derivar en una enfermedad mucho más grave.

 

Gingivitis, causas y tratamiento

La gingivitis es la inflamación de la encía que rodea al diente debido a la acumulación de bacterias alrededor del diente. Esas bacterias se encuentran localizadas principalmente en la placa bacteriana que está formada por bacterias, restos de alimentos y toxinas.
Es un estado reversible, no supone un problema grave y puede controlarse simplemente llevando a cabo una correcta higiene bucal. Es una forma leve de la enfermedad de las encías en la cual se experimenta enrojecimiento de las encías, inflamación y sangrado de las mismas. Esta forma de enfermedad periodontal no ocasiona la pérdida del hueso que sostiene los dientes.
Existen una serie de causas que pueden aumentar el riesgo de padecer gingivitis como son:

  • La presencia de enfermedades sistémicas o infecciones en el resto del cuerpo puede aumentar las posibilidades de padecer esta enfermedad de las encías.
  • Una mala higiene bucal conduce a la generación incontrolada de placa bacteriana que al cabo del tiempo se endurece formando el sarro. El sarro no se puede eliminar tan fácilmente y es el lugar ideal para que las bacterias y las toxinas se acumulen atacando al tejido que rodea al diente.
  • Los cambios hormonales que se producen en algunas situaciones como puede ser durante el embarazo puede provocar un aumento en la sensibilidad de las encías, haciéndolas más propensas a experimentar ciertas infecciones.
  • La diabetes no controlada puede ocasionar una mayor acumulación de bacterias bucales.
  • Los dientes mal alineados, la aparatología oral mal colocada, correctores dentales, prótesis, puentes o coronas que puedan haberse contaminado pueden ser el foco perfecto para introducir una carga de bacterias importante en la boca.
  • El uso de ciertos medicamentos como son la fenitoina, bismuto o ciertas píldoras anticonceptivas.

Muchas personas sufren de gingivitis sin saberlo. Los principales síntomas de la presencia de gingivitis son:

  • Sangrado de las encías, cuando se produce el sangrado de las encías, cuando se produce el cepillado, incluso en el caso de cepillados suaves, es un síntoma de la posible presencia de gingivitis.
  • Presencia de encías rojas o púrpuras. El cambio de color en las encías es un claro indicativo de que se ha producido una infección de las encías.
  • Dolor en las encías al tacto. En ocasiones la presencia de gingivitis se manifiesta por una sensibilidad en las encías al tacto, aunque no produzcan dolor el resto del tiempo.
  • La gingivitis se puede manifestar por la presencia de úlceras bucales.
  • Las encías brillantes también puede ser indicativo de la presencia de una enfermedad periodontal.

El objetivo del tratamiento de la gingivitis consiste en reducir la inflamación de las encías. Para ello el odontólogo realiza una limpieza dental empleando los instrumentos necesarios para eliminar todos los depósitos de los dientes. Es importante que el odontólogo instruya al paciente en cómo realizarse una correcta higiene bucal en casa, para evitar la acumulación del sarro que es el origen de esta enfermedad periodontal. Entre las recomendaciones a tener en cuenta para evitar esta enfermedad se pueden destacar:

  • Realizarse una limpieza dental profesional al menos dos veces al año para eliminar la placa bacteriana en profundidad y evitar su endurecimiento.
  • Usar enjuagues bucales que ayudan a realizar una limpieza dental mucho más profunda.
  • Reparación de dientes desalineados y realizar un adecuado control de todas las enfermedades y trastornos dentales.

 

Periodontitis, causas y tratamiento

Cuando la gingivitis no se trata adecuadamente se pasa al siguiente estadio de la enfermedad periodontal que se denomina periodontitis. En este caso se trata de una afección más grave que puede suponer la pérdida del hueso alrededor del diente. La infección e inflamación llega desde las encías a los ligamentos y al hueso que actúa de soporte de los dientes, formándose bolsas o huecos entre las encías y los dientes. Esas bolsas se llenan de sarro y de placa provocando una infección que acaba destruyendo el hueso. La regeneración de ese hueso y la encía que se pierde es algo que solo ocurre en algunas ocasiones, por lo que si la enfermedad continúa avanzando es posible que se produzca la pérdida del diente. La periodontitis es la principal causa de pérdida de dientes en los adultos.

Muchas de las periodontitis suelen ser de evolución crónica, es decir puede pararse el avance de la enfermedad y mediante un control exhaustivo conseguir una mejora significativa en el paciente. Es necesario contar con la ayuda de profesionales experimentados capaces de aplicar los mejores tratamientos en este tipo de enfermedades para evitar un mayor avance de las mismas. En Cleardent cuentan con profesionales experimentados en el tratamiento y control de la evolución de las enfermedades periodontales, ayudando a todos los pacientes afectados por las mismas a evitar una reactivación de la periodontitis.
La periodontitis no causa dolor y por tanto rara vez el paciente es consciente de que la padece y de la extensión de la misma. Es vital detectar este problema a tiempo para evitar en la medida de lo posible la pérdida del diente. Entre los síntomas más característicos de esta enfermedad se pueden destacar:

  • El mal aliento constante suele ser indicativo de que algo no funciona correctamente en la boca. Es necesario tratar de averiguar la causa de ese trastorno ya que puede ser debido a una acumulación de bacterias incontrolada que llegue a derivar en una enfermedad periodontal.
  • Si las encías presentan un color rojo brillante o purpúreo indica la inflamación de las mismas y por tanto puede ser un síntoma de la presencia de bacterias.
  • Cuando las encías sangran con facilidad cuando se hace un cepillado, aunque sea suave, indica la posible presencia de un problema periodontal.
  • La presencia de dientes flojos es un claro indicativo de un trastorno periodontal que debe tratarse para evitar mayores problemas.

El tratamiento de la periodontitis se basa en tratar de reducir la inflamación, así como eliminar las bolsas que se generan en las encías. Para ello, el odontólogo realizará una limpieza dental completa empleando los aparatos apropiados que eliminan la placa y el sarro de los dientes. Para conseguir unos resultados satisfactorios en el tratamiento de esta enfermedad es recomendable realizarse una limpieza profesional al menos cada tres meses.

En algunos casos más extremos puede ser necesario el uso de cirugía para abrir y limpiar las bolsas profundas de las encías, proporcionar soporte a los dientes flojos o bien para extraer los dientes afectados tratando de esta forma que la enfermedad no se extienda a los dientes próximos.

El tratamiento de las enfermedades periodontales parte de la base de realizar una limpieza bucal correcta, empleando enjuagues bucales y seda dental para eliminar toda la placa bacteriana posible, evitando su acumulación y endurecimiento que podrían derivar en un problema mucho más serio. El asesoramiento de odontólogos expertos y de confianza es uno de los pilares más importantes para poder hacer frente a estos trastornos, encontrando en cada caso el mejor tratamiento para parar la enfermedad en el menor tiempo posible. En Cleardent ofrecen la confianza que los pacientes necesitan cuando se enfrentan a una enfermedad periodontal, asesorándoles en la mejor manera de eliminar la placa, realizando limpiezas bucales exhaustivas y de calidad y acompañándoles en todo el proceso de tratamiento para superar este problema.

Periodoncia, enfermedades de las encías 1

Llamar Whatsapp Pedir Cita