fbpx

La ortodoncia es una de las técnicas más empleadas para corregir la posición de los dientes. Cuando se tienen dientes desalineados la sonrisa se estropea, la imagen de la persona que experimenta esta situación se deteriora, aspecto que puede conducir a un serio problema de autoestima. La boca es uno de los principales focos de atención en toda reunión social, es un punto en el que los ojos tienden a fijarse, es una carta de presentación muy importante que puede abrir muchas puertas o generar cierto rechazo. El cuidado de la imagen es un aspecto muy importante en la sociedad actual y lucir una dentadura perfecta se ha convertido en un punto clave en esta imagen personal.

La ortodoncia es un tratamiento cada vez más demandado en las clínicas dentales, con objetivo de corregir esas imperfecciones que se presentan. La evaluación de cada caso por profesionales experimentados marcará los pasos a seguir para poder conseguir el fin buscado, seleccionando entre los distintos tipos de ortodoncia existentes actualmente, para conseguir los mejores y más rápidos resultados.

 

Tipos de ortodoncias existentes

De forma general, se pueden distinguir dos tipos de ortodoncia, la ortodoncia fija y la removible, ambos tipos emplean aparatos que se pueden fabricar con distintos tipos de materiales y tecnologías, por lo que dentro de cada uno de estos tipos de ortodoncia se pueden distinguir subgrupos, en función de los materiales utilizados.

  • Ortodoncia fija. Es el tipo que más se emplea hoy día. Utiliza alambres y brackets. Los brackets son la parte fija que se coloca en contacto con los dientes a los que se fijan los alambres que componen la ortodoncia. Dentro de la ortodoncia fija pueden distinguirse dos tipos, los brackets externos y la ortodoncia lingual.
    Los brackets externos forman aquella ortodoncia que se coloca en la parte externa de los dientes, por lo que es completamente visible. Los brackets metálicos son los más empleados en este tipo de técnica. Existen variedades que emplean brackets fabricados con materiales plásticos o zafiro que resultan mucho más invisibles.
    La ortodoncia lingual es aquella en la que los brackets se colocan en la parte interior de la arcada dental. No se ven cuando el paciente abre la boca, resultan totalmente invisibles. Son la opción más estética para este tipo de tratamiento.
  • Ortodoncia removible. Se pueden distinguir dos tipos, ortodoncia infantil y ortodoncia invisible o sin brackets.
    La ortodoncia infantil emplea aparatos elaborados con materiales acrílicos que se fijan a los molares empleando ganchos. Se emplea en niños que deben llevarlo al menos entre 4 y 6 horas al día para una correcta corrección de los dientes. Su principal ventaja es que se puede quitar facilitando la higiene bucal y la propia del aparato empleado en este tratamiento.
    La ortodoncia invisible o sin brackets emplea férulas fabricadas con materiales como la silicona, que los hacen totalmente imperceptibles. Se pueden quitar y se elaboran creando un modelo de la boca del paciente por lo que son aparatos totalmente personalizados.

Seleccionar el tipo de ortodoncia más adecuada para cada paciente es una decisión que solo puede ser tomada por profesionales experimentados en este tipo de tratamientos. En la clínica Cleardent de Jaén es posible encontrar las últimas novedades en cuanto a ortodoncia y los mejores profesionales para poder disponer de una ortodoncia en Jaén con todas las garantías de éxito.

 

¿Qué es la ortodoncia autoligada?

Por ortodoncia autoligada se entiende un tipo de ortodoncia fija donde el alambre de los brakets emplea la propia fuerza del organismo para favorecer el movimiento de los dientes y su correcta colocación. Se conoce también con el nombre de ortodoncia Damon. Puesto que esta técnica utiliza la propia fuerza del cuerpo para conseguir su objetivo, constituye una ortodoncia rápida ya que pueden apreciarse sus resultados mucho antes que con las ortodoncias tradicionales.

La ortodoncia Damon emplea brackets de fricción baja, que no cuentan con ligaduras que unan los brackets al arco dental. Este hecho hace de este un tratamiento mucho más confortable para el paciente.
Existen dos tipos de brackets autoligados:

  • Brackets autoligables metálicos que tiene clips y están fabricados con metal
  • Brackets autoligables transparentes: están formados por brackets blancos que se colocan de canino a canino. El resto del aparato es metálico. Esta especial composición hace que la fricción se reduzca

En el caso de la ortodoncia autoligada la mejor elección suelen ser los brackets metálicos para obtener los mejores resultados. En el caso de buscar una opción más estética se pueden emplear los de zafiro que resultan mucho más invisibles sin reducir su eficacia.

La ortodoncia autoligada es la elección perfecta para todos aquellos pacientes que necesitan obtener resultados en el menor tiempo posible, en aquellos casos en que el tiempo del tratamiento es vital y se precisa de una técnica que permita acelerar el proceso.

 

Ventajas de la ortodoncia Damon respecto a los métodos tradicionales

Este tipo de ortodoncia presenta una serie de ventajas que la convierten en una de las mejores elecciones en cuanto a sistemas de recolocación de la dentadura. Entre estos beneficios se pueden destacar:

  • La constitución de los brackets autoligados es una pieza metálica que se une directamente al arco sin emplear ligaduras. Esto es una gran ventaja desde el punto de vista del paciente, dado que se reducen las molestias propias asociadas a las ortodoncias, haciendo de todo el tratamiento algo mucho más llevadero y agradable.
  • Aprovecha la propia fuerza del organismo del paciente, por lo que el tiempo necesario para observar resultados es mucho menor, se acorta considerablemente el tiempo del tratamiento.
  • Los alambres que utiliza son de última generación que resultan de gran ayuda para poder ayudar en el movimiento de los dientes de una forma mucho más rápida. Los alambres empleados se activan con el calor corporal, por lo que resultan mucho más biocompatibles que las técnicas tradicionales, provocando una mejor respuesta del organismo.
  • Puesto que no emplea ligaduras la acumulación de placa en el aparato es mucho menor, por lo que constituye un sistema de ortodoncia mucho más higiénico que los métodos más tradicionales.
  • Las fuerzas empleadas durante el tratamiento son pasivas y ligeras, por lo que se respeta la biozona del diente.
  • Requiere un menor mantenimiento, este hecho reduce considerablemente las visitas al dentista, aspecto que permite llevar una vida mucho más normal
  • La especial estructura de este tipo de brackets ocasionan menos llagas y un menor número de rozaduras. El aparato resulta mucho más cómodo y las posibles fricciones que ocasionan estas llagas se reducen, por lo que las molestias que experimenta el paciente durante el tratamiento son menores.
  • El diseño de la ortodoncia Damon permite un movimiento de los dientes mucho más eficaz y en un menor tiempo.
  • Esta ortodoncia emplea una tecnología mucho más avanzada que los brackets tradicionales, tanto en estructura como en el tipo de colocación en la boca.
  • Una de las ventajas más destacables de este tipo de ortodoncia es que evita en casi todos los casos la necesidad de realizar extracciones de piezas dentales. Cuando se va a comenzar un tratamiento de ortodoncia, casi siempre es necesario extraer alguna pieza para dejar el hueco que permita a los demás dientes desplazarse correctamente y colocarse como se espera. En la ortodoncia autoligada esta extracción no es necesaria. El movimiento de los dientes conseguido con la ortodoncia Damon es mucho más fisiológico, lo que evita tener que desprenderse de alguna pieza para que la colocación de los dientes ocurra.

 

¿Cómo saber si es adecuado el uso de la ortodoncia autoligada?

Las ventajas que este tipo de ortodoncia aporta son muchas. La principal y más destacable es la reducción considerable en el tiempo necesario para poder conseguir el resultado buscado, una buena alineación de los dientes. Al realizar un movimiento mucho más natural el proceso resulta más efectivo.

La evaluación previa antes de comenzar un tratamiento de ortodoncia es vital para determinar la técnica a autorizar. El sistema Damon no presenta contraindicaciones, por lo que es adecuado para cualquier persona. Es más, al reducir las fuerzas empleadas durante el tratamiento es la ortodoncia más adecuada en casos de pacientes que sufran problemas periodontales donde las ortodoncias tradicionales no se pueden emplear. Al resultar mucho más cómoda de llevar, incluso las personas que puedan resultar más sensibles y tolerar menos este tipo de tratamientos son candidatas idóneas a este tipo de ortodoncia, puesto que las molestias se reducen al mínimo. En cualquier caso, el dentista es la persona indicada para evaluar cada caso y decidir el tratamiento más adecuado, en función de las características de cada persona y su situación particular. Como en cualquier tratamiento bucodental la evaluación previa personalizada es algo fundamental para conseguir los mejores resultados.

La ortodoncia autoligada es una elección muy interesante para conseguir una dentadura perfecta en el menor tiempo posible, el avance de la tecnología al servicio de la salud dental.

Un paso adelante en la comodidad, la ortodoncia autoligada 1

Llamar Whatsapp Pedir Cita