fbpx
Si tienes entre 40 y 50 años y te preguntas si puedes empezar un tratamiento de ortodoncia, la respuesta es sí. La edad no es una contraindicación para ponerse aparatos. Sin embargo, es importante conocer que el funcionamiento de la boca de un adulto es muy diferente a la de un niño o un adolescente.  

Motivo de consulta

  Las razones por las que pacientes de este rango de edad acuden a consulta son variadas, pero generalmente son problemas periodontales, estéticos y de ausencia de algunos pocos dientes. Para ello el dentista abarca el caso con la colaboración de varios especialistas (ortodoncista, periodoncista y rehabilitador protésico) que hacen posible un resultado adecuado.  

Tengo periodontitis (piorrea)… ¿puedo ponerme aparatos?

  Ortodoncia a los 40-50 años 1   Sí, siempre y cuando la enfermedad periodontal esté controlada y el dentista lo evalúe y considere que es un caso apto para llevar ortodoncia. Es frecuente que el paciente adulto presente unas condiciones periodontales no óptimas previamente al tratamiento de ortodoncia. El primer paso en este caso sería sanear e higienizar profundamente la cavidad oral, y seguidamente hacer el tratamiento periodontal oportuno (raspados y si es necesario regeneración ósea con métodos específicos) para evitar la creciente pérdida del hueso que rodea y sostiene los dientes. Estos serían los pasos ideales, no obstante, en ciertas ocasiones, se puede hacer ortodoncia para mejorar la posición de los dientes y así facilitar la higiene dental y el tratamiento periodontal; es decir, a pesar del compromiso en los tejidos blandos, se ha demostrado que el tratamiento ortodóncico ya no es una contraindicación en la terapia para la periodontitis severa en el adulto y que incluso puede mejorar las posibilidades de salvar y restaurar la dentición deteriorada. No obstante, esto solo es posible cuando existe una alta implicación por parte del paciente, llevando a cabo una higiene oral excelente y siguiendo todas las indicaciones de su odontólogo. El éxito del tratamiento ortodóncico en pacientes con piorrea se ve favorecido al eliminar los factores que producen inflamación y/o irritación de la encía, que son la falta de higiene, el consumo de tabaco, y el uso frecuente de alcohol.  

Objetivos del tratamiento

  Cuando hacemos un tratamiento de ortodoncia entre los 40 y 50 años lo que se busca es llevar el diente a la posición ideal, o lo más cercana a lo ideal. En ocasiones la ortodoncia no es la finalidad en sí, sino que es un paso intermedio necesario para llevar a cabo otros tratamientos como la rehabilitación con implantes, coronas, puentes, etc.  

Diagnóstico para la ortodoncia

  Al igual que toda disciplina médica, antes de comenzar un tratamiento es obligatorio realizar un correcto diagnóstico. En ortodoncia el diagnóstico es fundamental para saber con precisión que tipo de aparatología es la ideal para cada caso en concreto. Las pruebas que se usan son:
  • Cuestionario inicial con preguntas de salud generales, hábitos y otra información útil para orientar el caso
  • Fotografías de la boca y del rostro. Aportan muchos datos al dentista. Las fotos de la cara (perfil, ¾ y frontal) son necesarias para evaluar al detalle la anatomía del paciente ya que la ortodoncia produce ligeros cambios en la estética facial, obviamente, siempre se enfoca el tratamiento a mejorar el aspecto.
  • Exámenes radiográficos. Se realizan varios tipos de radiografías con tal de observar las estructuras óseas que no pueden valorarse externamente. También se evalúa con la radiografía la posición de los dientes en relación con el maxilar y la mandíbula.
  • Modelos de yeso
 

Consideraciones biomecánicas

  En los adultos, la respuesta del tejido a las fuerzas ortodóncicas que incluyen movilización de piezas dentarias enteras (mover el diente entero, no solo inclinarlo en una dirección) es mucho más lenta que en niños o adolescentes. Otro factor a tener en cuenta es que en el paciente de 40 – 50 años al ejercer presión sobre el diente, se da la formación de un tejido específico que dificulta el movimiento en la dirección que se quiere. Es por ello que el ortodoncista debe considerar cautelosamente la biomecánica del hueso y los dientes del paciente y adoptar las medidas necesarias para llevar a cabo el tratamiento de ortodoncia con total seguridad y éxito. Una de las medidas que se toman en el adulto es aplicar fuerzas mucho más suaves que las que se aplican sobre los dientes de los niños. Los dientes de los niños y su hueso toleran más presión que los de un adulto. Para poder hacer movimientos de los dientes es crucial que el hueso y la encía esté sana, a pesar de que haya habido algo de pérdida ósea, lo importante es que esté saludable al comenzar la ortodoncia.

solicitar primera visita gratuita

Respuesta de los tejidos adultos

  La ortodoncia opera en la región craneofacial mediante la aplicación intencional de fuerzas para corregir malposiciones dentales y otras irregularidades. Estas fuerzas, que son controladas, generan respuestas biológicas en las células y los tejidos esto ocurre a toda edad, pero el escenario biopsicosocial del adulto difiere de los niños y adolescentes como consecuencia natural de la maduración psíquica y de envejecimiento. Hay que considerar que la respuesta del tejido óseo de un adulto es más lento que en un niño, con lo que el tratamiento de ortodoncia no se debe hacer con prisas, hay que ser pacientes para evitar lesiones en el hueso. Por ello, lo tiempos se prologan, y el paciente debe saberlo desde el principio. En todos los pacientes después de quitarse la ortodoncia ocurre un fenómeno en el que los dientes tienden a volver a su posición original (hablando de milímetros), es por ello, que tanto en niños, como en adolescentes como en el adulto es fundamental la colocación de un aparato de contención. La contención es necesaria para mantener los resultados alcanzados. Se trata de un fino alambre metálico fijo que se adhiere en la parte de atrás de los dientes de arriba y de abajo (no se ve al sonreír) que mantiene esos dientes en esa posición. También existen aparatos removibles de contención de noche, una especie de férula personalizada que al colocársela todas las noches no permite que los dientes comiencen a cambiar su posición. Otra opción es una delgada y transparente lámina que cubre las superficies de los dientes y se lleva todo el día (o el máximo de horas posible).  

¿Se me van a ver los aparatos en la boca? ¿duele?

  Ortodoncia a los 40-50 años 2   En la edad adulta el hecho de llevar aparatos no es tan bien aceptado como en los niños/adolescentes porque los pacientes consideran que afecta en su imagen en la sociedad, y consideran que llevar brackets es para los pequeños, no para adultos. Esto no es así, la ortodoncia cada día es más usado en mayores y cada vez está mejor recibida en la sociedad. Si es cierto que los aparatos de ortodoncia en ocasiones dificultan la fonación (la pronunciación de algunas letras) y afectan la sonrisa. Para los pacientes muy preocupados por la reacción de las demás personas existen aparatos invisibles de cerámica blanca que, aunque sean más costosos, solventan esta necesidad del paciente. No obstante no existe ningún inconveniente real en llevar ortodoncia clásica con brackets metálicos. Los aparatos de los que se disponen pueden ser metálicos (visibles) o cerámicos (color parecido al diente), y se pueden poner por la parte externa de los dientes (por vestibular) o por la parte de atrás del diente (lingual). Actualmente hay muchas alternativas y cada paciente puede encontrar la que mejor se adapte a su situación y sus expectativas. Es importante saber que los aparatos ortodóncicos deben de ser controlados periódicamente por el dentista para hacer los ajustes necesarios. Después de realizar estos ajustes es normal experimental cierta presión y molestia en los dientes; en casos muy extremos pueden ser necesarios algunos medicamentos que alivien las molestias, aunque en la mayoría de ocasiones son molestias tolerables por el adulto. Como hemos dicho, la ortodoncia no produce dolor, lo que produce molestia es el hecho de ajustar el aparato, cosa que es necesaria para que el tratamiento progrese. Esto junto a las molestias para hablar y comer pueden significar un inconveniente para el paciente, sin embargo existen recursos que alivian estas molestias. Un ejemplo es una cera que puede encontrarse en cualquier farmacia o supermercado que se adhiere al bracket, recubriéndolo y evitando la rozadura de éste contra los labios o las mejillas.  

Cirugía ortognática

  Los niños y adolescentes están en continuo cambio y crecimiento, lo cual puede usarse para mejorar la posición de los huesos y los dientes. No es así en el adulto, que su crecimiento está “estancado” y su recambio óseo es mucho más lento (la formación de nuevo hueso tarda más en el adulto que en el niño). A causa de esta falta de crecimiento, existen casos en los que la ortodoncia por sí misma no soluciona el problema y se requiere de procedimientos que combinan la ortodoncia con técnicas quirúrgicas como la cirugía ortognática.   El uso de las técnicas de cirugía ortognática hace posible resultado mucho más visibles y asimismo permite acelerar el tratamiento, reduciéndolo a 8-12 meses, en lugar de 2-3 años que es lo que suele durar un tratamiento convencional de ortodoncia en adulto sin cirugía.   1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Ortodoncia a los 40-50 años 3Cargando…   primera cita gratuita endodoncia
Llamar Whatsapp Pedir Cita