Con la vuelta al cole de los más pequeños de la casa es hora de organizarse bien para encarar con fuerza el nuevo año escolar. Los libros de texto, la ropa, las actividades extraescolares… son muchas las cosas que tenemos que tener en cuenta. Entre ellas, también debería estar la salud bucodental de nuestros hijos. Desde el momento de su nacimiento no debemos olvidar nunca que hay que controlar, prevenir y solucionar cualquier aspecto relacionado con sus dientes.

La clave: la prevención

Como padres, debemos dar ejemplo a nuestros hijos y transmitirles la importancia de cuidar de su salud bucodental desde bien pequeños de una forma clara, sencilla y divertida. ¿Qué debemos hacer para proteger los dientes de los niños?
Salud bucodental niños

  • Desde el nacimiento hasta los 12 meses, es importante llevar a cabo un cepillado suave de las encías con agua y un cepillo de dientes especial para bebés. De esta forma, no dañaremos ni sus encías ni su dentadura.
  • Más adelante, hasta los 24 meses, cepíllale los dientes 2 veces al día con la misma técnica anterior. Además, consulta con el médico o dentista sobre los hábitos de succión. Muchas veces, succionar demasiado fuerte un chupete, el pulgar o el biberón puede afectar la forma de la boca.
  • A partir de los 2 años, enseña y supervisa el cepillado de los dientes al niño ya que su habilidad aún es un poco limitada. A los 4 años, los niños ya deberían ser capaces de cepillarse los dientes él solos, aunque también bajo tu supervisión. Una buena forma de incentivar su cepillado es un calendario como el de la imagen.
  • Programa visitas periódicas al odontólogo. El dentista le realizará las revisiones correspondientes en relación con la salida y la caída de los dientes de leche y definitivos, o posibles problemas que hayan podido surgir, como pueden ser las caries.
  • Controla la dieta del pequeño, evitando el consumo excesivo de almidones y azúcares. Si el niño ingiere este tipo de alimentos, es mejor hacerlo durante la comida y no entre comidas. Elige una dieta equilibrada que incluya calcio, fósforo y la gama completa de vitaminas y minerales necesaria.

trucos peques

Los problemas bucodentales más habituales

  1. Maloclusión. La desviación del cierre correcto de los dientes es uno de los problemas más habituales en la ortodoncia infantil. A menudo el contacto entre las arcadas dentarias no es el adecuado, y por lo tanto necesita un tratamiento. Cuanto antes de solucione, mejor será para el niño y así se evitará que empeore la situación con el paso del tiempo.
  2. Caries. A cualquier edad pueden aparecer las caries, incluso en los bebés -son las llamadas caries del biberón-. Por este motivo, es imprescindible controlarlo con revisiones periódicas al dentista cada seis meses con tal de evitar el dolor y el deterioro de las piezas dentales.
  3. Traumatismos dentales. Es muy frecuente que los niños padezcan caídas al aprender a caminar o a la hora de practicar deportes y juegos. Si se produce algún golpe, hay que lavar la zona con agua y retirar la sangre aplicando presión sobre la herida. Así pues, es recomendable el uso de protectores bucales si los niños practican algún tipo de deporte.

Hoy vamos al dentista

Ir al médico nunca ha sido muy bien aceptado por parte de los más pequeños. Los niños, especialmente en el caso del dentista, lo relacionan con el dolor, lo que les provoca miedo y por lo tanto, rechazo a la visita. Desde un principio hay que tratar las revisiones con normalidad para acostumbrarlo a ello. Te recomendamos que leas este post de nuestro blog en el cual te damos algunos consejos para superar el miedo al dentista, un problema muy habitual en la sociedad en general, no sólo en el caso de los niños.

Llamar Whatsapp Pedir Cita