La elevación de seno es una intervención quirúrgica que permite realizar nuevos implantes que nos permitan reponer las piezas dentales perdidas. Gracias a la regeneración ósea, una de las mayores innovaciones de los últimos años en lo que al sector dental se refiere, se pueden realizar implantes en aquellas dentaduras que no cuenten con hueso propio debido a su pérdida o cuyo hueso sea pequeño o se encuentre desgastado. El procedimiento de regeneración ósea dental es la respuesta a los problemas dentales derivados de la pérdida de masa ósea de la dentadura.

Esta pérdida de hueso se puede dar por diferentes razones. Entre ellas destaca la pérdida de total de masa ósea por la falta continuada de alguna de las piezas dentales, lo que provoca la destrucción del hueso de los maxilares.

También debido a problemas derivados de algún tumor en la boca, así como infecciones o problemas derivados de alguna operación dental. Gracias a esta regeneración ósea, el paciente puede reconstruir esta parte de la mandíbula e iniciar así la reconstrucción y recolocación de las piezas dentales. Por tanto, este tipo de cirugías se realizan cuando no hay suficiente hueso para colocar implantes para poder rehabilitar la estructura oral.

 

¿En qué consiste la elevación del seno?

Como cualquier tipo de intervención dental, lo primero que se llevará a cabo es la diagnosis por medio del dentista. Este primer diagnóstico se suele hacer a través de la observación y la realización de diferentes tipos de radiografías, principalmente un tac dental, con las que se podrá establecer el trabajo que se ha de realizar. Tras el diagnóstico del especialista se pasa a un estudio personalizado sobre el paciente en cuestión para ver si este puede someterse a la cirugía. Este primer paso es vital, ya que afectará al resto del proceso al que ha de someterse el cliente.

Tras este primer estudio se pasa a realizar la cirugía de elevación de seno y en algunas ocasiones la colocación del implante en el mismo acto quirúrgico, en otras ocasiones hay que esperar entre 4 y 6 meses a que madure la zona sometida a la regeneración ósea para poder colocar los implantes.

Para ello, lo primero es realizar una anestesia local para evitar el dolor de la zona que vamos a tratar. Tras la anestesia, se realizará una limpieza completa de la zona y se llevará a cabo una desinfección total para evitar posibles complicaciones. La intervención se inicia con una pequeña incisión en la encía para poder trabajar con seguridad y poseer una buena visión de la zona. A continuación, elevaremos el seno para poder realizar de forma segura la regeneración ósea. Esta regeneración ósea consiste en un primer relleno de la zona antes ocupada por el seno maxilar con materiales que son compatibles y biodegradables, para poder a continuación sellar la membrana y colocar de forma segura y duradera el nuevo diente o los implantes que permitan la colocación del implante dental dental.

Dependiendo de la cantidad de hueso remanente que tenga nuestro paciente dependerá la elección de la técnica a seguir y la posibilidad de colocar en el mismo acto quirúrgico los implantes dentales.

 

Motivos por los que se suelen realizar la elevación del seno.

Existen varios motivos por los que se suele realizar esta técnica de regeneración ósea. La pérdida de hueso es un problema que surge en diferentes circunstancias, por lo que los implantes sin hueso o los implantes con poco hueso a través de la elevación del seno son un tratamiento más común de lo que se piensa. La desaparición del hueso suele acontecer ante la pérdida total o parcial de alguna de las piezas dentales, aunque existen otra serie de motivos que llevan a esta situación como los tumores en la boca o los problemas derivados de algún tipo de operación dental y otras veces la falta del hueso en la región posterior del maxilar superior es debido a factores anatómicos del paciente tales como senos muy desarrollados.

La enfermedad periodontal es otra de las causas más comunes para la pérdida de masa ósea en la mandíbula. Esta enfermedad afecta a uno de cada cuatro españoles y está asociado a la gingivitis o a una dentadura poco sana debido a unos malos hábitos de higiene. Para evitar este tipo de problemas, es siempre recomendable llevar a cabo unos buenos hábitos de higiene bucodental.

 

Tipos de elevación del seno.

Cada paciente posee unas características propias que hacen que no todas la intervenciones se puedan hacer de la misma manera. Dependiendo de la cantidad de hueso de la que disponga nuestro paciente antes del acto quirúrgico nuestros dentistas valoraran la técnica a seguir, básicamente existen dos técnicas:

  • Técnica de acceso mediante ventana lateral: se realiza en los casos en los que el paciente tiene muy poco hueso residual, menos de 4 o 5mm de hueso por encima del suelo del seno maxilar. Se accede por el lateral el seno se eleva y en el espacio antes ocupado por el seno maxilar se coloca material para la regeneración ósea, entre 4 y 6 meses. Después este material regenerativo habrá servido de andamio para formar hueso con las mismas características que el hueso del paciente.
  • Técnica de acceso crestal o atraumática: se realiza en casos más favorables donde disponemos de más de 4 mm de hueso por encima del suelo de seno maxilar, en esta técnica siempre colocaremos el implante en la misma sesión que realizamos la elevación del seno maxilar.

 

Cuidados y posibles complicaciones tras el tratamiento de elevación del seno.

En nuestras clínicas dentales realizamos un protocolo pre y postoperatorio con el fin de minimizar las complicaciones en la cirugía de elevación de seno maxilar. Se basa en:

  • Profilaxis antibiótica preoperatoria y postoperatoria.
  • Analgésicos y antinflamatorios.
  • Normas de higiene y desinfección.
  • Medicación mucolítica para que los senos maxilares estén lo más limpios de mucosidad e infecciones.
  • Recomendaciones al paciente.

 

Opiniones y consideraciones finales del tratamiento.

La mayor parte de los pacientes que han sido intervenidos muestran una gran satisfacción ya que el éxito en implantes realizados tras una regeneración ósea, en este caso mediante una regeneración ósea tras elevación de seno, responden prácticamente igual que los implantes colocados sobre hueso sin regenerar.

Nuestros especialistas recomiendan conservar las piezas dentales propias, por lo que las revisiones periódicas y la higiene bucodental son, sin duda, las claves de una buena dentadura.

Además, en los últimos años han surgido una serie de avances en el campo de la implantología como son los implantes zigomáticos. Estos implantes son la solución para aquellos pacientes que no pueden acudir a los métodos tradicionales y suelen ir anclados al hueso del maxilar superior con el mismo nombre (hueso zigomático).

Al contar con los mejores profesionales del sector, este tipo de cirugías cuentan con gran éxito y además con gran satisfacción por parte de los pacientes. Si quieres saber más sobre nuestros profesionales, te invitamos a que visites su perfil en nuestra web y descubras lo que podemos hacer por ti. Porque nuestra mejor publicidad son precisamente nuestros profesionales y la satisfacción de todos y cada uno de nuestros clientes. La información es poder y conocer mejor los tipos de intervenciones y los especialistas que le van a tratar es siempre un seguro.

La elevación del seno. Implantes con poco hueso o sin hueso 1

Llamar Whatsapp Pedir Cita