Los malos hábitos orales en la infancia

Desde la infancia adquirimos hábitos, algunos de los cuales son normales en este periodo y después comienzan a desaparecer, pero que si persisten pueden llegar a ser perjudiciales. La persistencia de malos hábitos orales puede interferir en el desarrollo musculo-esquelético facial y provocar alteraciones dentales (apiñamiento, maloclusión, etc.). Además, puede haber afectación del sistema respiratorio…